Liah S. Queipo

13:48



¿La virginidad crece? Es la pregunta que me hago desde que mi vida sexual se ha convertido en poco activa, bueno, más bien nula. Hasta ahora me conformaba con los sueños (¡Qué sueños!), eran tan reales que me despertaba besando mi ya conocida almohada. Y justo cuando creía que mi vida sexual se quedaría en la estrecha relación que habíamos formado mis babas y yo…me encuentro con un chico guapo (un Dios), simpático y educado (muy educado) que te promete amor y flores, para después aparecer en su versión cretino (típico rompebragas ) que te promete sexo de infarto y después puerta. ¡Y se queda tan pancho! ¡Viva la bipolaridad!

You Might Also Like

0 comentarios

Tu comentario es bienvenido siempre que sepas respetar las diversas opiniones.
Los spam serán borrados automáticamente.

SUBSCRIBE

Google+ Followers

Like us on Facebook